domingo, mayo 13, 2012

Tedios, hastíos y fastidios.




Me fastidian los amores inconclusos, las historias mal cerradas, el terco amague de los finales, las prórrogas infinitas, los mensajes del buzón de voz, los saturados de abreviaturas y faltas de puntuación, los tiempos ajenos del Otro, sus tiempos, las arritmias del amor.
Me exasperan las dudas, las impuntualidades, las faltas de ubicación, los restos de jabón en la bañera, los huecos desprolijamente vacíos de los blisteres de medicamentos, la confusa sucesión de trivialidades que arroja la ternura, los siempre, los nunca, los cuándo.
Me fastidian las escaleras sin pasamanos, las seis o siete cuadras que te separan de un lugar al que sólo podés ir caminando, los estacionamientos medidos, los carriles exclusivos, el amarillo de los semáforos, las promesas, las visitas inesperadas, las muecas indisimulables del desagrado que dibujan los regalos despersonalizados, las injurias, los desdichos, los engaños.
Me fastidian las páginas dobladas de los libros, los esquizofrénicos, los temerosos, la victimización, los pelos en la paja de la escoba, los baños sin papel higiénico, los espejos sucios, el líquido verdoso del fondo de la bolsa de la basura, el moho, el olor a encierro, la humedad, los esquemas conceptuales del odio y el perdón, lo previsible, lo evitable, el desconcierto.
Detesto las publicidades en que nieva y es invierno y hay trineos, los cuerpos escuálidos de las modelos Dior, las dietas exhaustivas, los gimnasios y sus exhibicionistas, los anabólicos y las anfetaminas, los insomnios, los desvelos, los puntos suspensivos y la falta de mayúscula después del punto.
Detesto planchar camisas y cortinas, reconocer el surco que deja el dedo sobre la película de polvo que se extiende por los muebles, tirar medio litro de leche el día de su vencimiento, limpiar la mermelada de la tostada que fue a estrellarse en justa ley al piso, sacar los insectos muertos que se acumulan en los portalámparas, caer en la cuenta de los meses y sus días.
Me espantan los vendedores de fe, los enjuiciadores de doble moral, los que cierran la ventanilla en los semáforos y mueven su índice al compás negativo de sus sienes.
Se me hace difícil digerir el café instantáneo, los quesos sin sal, la falta de escrúpulos, la sopa en que flotan cinco fideos en un sucio caldo, el discurso soez de los jugadores de fútbol, la sílaba final en que caen las eses y todo suena a sudor de vestuario.
Maldita sea la tinta y maldito el argumento de la mala literatura, de los falsos poetas, de los bloggers de malas metáforas, de los guionistas de programas de chimentos, de los motivos ocultos de la hipocresía.
Maldito el sabor agrio de la nostalgia, de los amores imposibles, de los abandonos, de las pérdidas de control y de sentido, de las enfermedades crónicas, de las catástrofes y los desastres ambientales.
Malditos los desmoronamientos, los enamoramientos y la meteorología; las cartas con impuestos y reclamos, las colas, los cajeros, los burócratas, las alianzas.
Malditas las desgracias, las supersticiones, las malas crianzas; las elucubraciones de los economistas, las financieras, los embates fiduciarios; las herencias en discordia, los leguleyos, los oportunistas.
Benditas las pasiones, los amores, los lutos por los vivos y los muertos, el pan agazapado de la risa, el útero fecundo, la lactancia.
Bendito el almuerzo y la cena en compañía, las mesas con amigos, el vino, el paladar, las ocurrencias.
Bendita la manzana en la cartera, el tiempo de las nueces y la parra; los buenos gestos de la prisa, las migajas, los manteles, la harina derramada.
Bendito sea el encanto de no ser siempre los mismos, bendito sea el hastío y el tiempo de la nada.

domingo, abril 08, 2012

domingo, febrero 26, 2012


"Woman with umbrella"

Claude Monet


Hoy vuelvo de países que están muertos, después de un mar que no me dijo nada...




martes, enero 17, 2012

Borrador de testamento (adaptado)




Me ocurres por amor, en Rosario
precisamente y a la edad oscura
en que uno desconfía porque ha visto
garabatear pizarras a la muerte,
y acumula nociones de naufragio,
coraje en naftalina, días rotos,
dolor en pañuelitos y quién sabe.

Tómala, recupera entre tus párpados
tanta dura invención como mis ojos
quemaron, tanta oscuridad inútil,
y disuélvela con la luz que tienes
para que pueda yo por fin cubrirme
de tu salud, no conocer reparo
más que tu permanencia defendiéndome.

Ambulo entre manías y escaleras
y de pronto me ocupas, desbaratas
peligros, soledad, desasosiego,
promueves hábito de la alegría
y desanudas inocentemente
hilos de tal desorden compartido
que yo me empiezo y canto porque estás.

Pero si me acabara de improviso
te dejo inolvidable testimonio,
es decir, en el aire y en papeles,
nuestra privada suavidad, la ilesa
manera de integrarnos, eso es todo,
porque de veras ya no tengo nada
más que la intimidad que nos ocurre.

domingo, octubre 09, 2011

De susurros epistolares...



María,

Ultimamente te he pensado mucho. Traté de borrar inutilmente cada recuerdo tuyo, sin embargo, las nostalgias de aquellos inolvidables momentos a tu lado, parece, me alcanzarán lo suficiente para toda mi vida.


Hoy me desperté con ganas de saber de vos, como casi siempre me ocurre. Caminé cerca del río, cerca de la barranca que tanto nos gustaba. Sentí que podía encontrarte perdida en algún rincón, bajo la sombra de algún viejo árbol, en medio del bullicio del ir y venir de los autos, distante del mundo, inmersa en tus lecturas, esos extraños cuentos que tanto te gustan de Clarice Lispector y extrañamente a pesar de sentirte ahí tan real, tan viva, no te encontré, o no se, tal vez no quise verte.


Por eso te envío esta carta, se por Alfredo que seguís viviendo en el mismo lugar, se cuánto te gusta esa zona. Ignoro tu reacción al leer todo esto, ante las circunstancias te agradeceré me respondas en dos palabras solamente para expresarme si aún deseás verme y retomar nuestro camino, dejando atrás todos nuestros malos recuerdos y aquellas malas jugadas que te hice. "Ahora", "Ya no", bastará una de esas dos frases para que yo interprete.


Si deseás que te busque solo basta que respondas "ahora" y corro a tu lado sin pensarlo, en caso contrario, ya sabrás que responder.


Siempre tuyo


X




-------------------------------------------------------------------------------------------------


Entre algunos cupones encontré una carta sin remitente, creí reconocer la caligrafía con la cuál escribían mi nombre, pero al mismo tiempo, la charla con el cartero me impidió abrir en ese momento la misteriosa carta. Un rato después y en absoluto silencio, contemplo que efectivamente no estaba equivocada. Un poco extrañada, tomo lápiz y papel; y respondo:


X:


Efectivamente sigo viviendo en el mismo lugar, sin embargo ya no malgasto mi dinero en libros que nadie lee de Lispector, ahora me dedico a los clásicos, precisamente tengo a mi lado a Virgilio con su Eneida, también yo te he recordado en estos días, te lo cuento:


Libro IV, párrafo 25:


"Reconozco las huellas de una vieja llama, más antes querría que la tierra profunda se abriera ante mí o que me lanzase al padre omnipotente a las sombras con su rayo, a las pálidas sombras de Erebo y a la noche profunda, antes Pudor, que profanarte o romper los juramentos que te hice.


Aquel, el primero que con él me unió, se llevó mis amores, que los tenga consigo y los guarde en su sepulcro"



Con cariño


María.






viernes, julio 15, 2011

La vergüenza de quererte



Mi mundo también es la vieja e inmediata vergüenza de quererte.

Desperté con esta frase en la cabeza. Desperté por esta frase. En sueños, se la decía a alguien y a la vez que la pronunciaba me daba cuenta de que estaba soñando y que era necesario salir de ahí para no olvidarla. Abrí los ojos y sé que sonreía por saberla un pequeño tesoro. Claro, no era una sonrisa facial; era una sonrisa que caminaba a la par de la frase en ese otro lugar inasible que no es aquí ni es allá. Quise memorizarla para arrastrarla hasta este lado, porque sentía una enorme pereza y no terminaba de aceptar el hecho de que tendría que salir de la cama para anotarla. La repetí diez veces para no perderla, como me había pasado tantas veces antes. Pero apenas empezó invadirme la inconsciencia otra vez, advertí que las palabras se hacían humo como antes el sueño que me las había traído. Salí de la cama y escribí la frase en el recibo del celular.

Mi mundo también es la vieja e inmediata vergüenza de quererte.

Mientras mordía la segunda tostada, ya empezando a despertar, la pronuncié en voz alta por primera vez. Traté de recordar a quién se la había dicho y bajo qué circunstancias, pero sabía de antemano que sería un esfuerzo inútil. Jamás recuerdo los sueños. ¿Por qué vieja? ¿Por qué inmediata? Y, sobre todo, ¿por qué la vergüenza? Además, "mi mundo también es", por sí solas, me daban la idea de un reproche; sin embargo ese reproche no era un ataque, sino más bien una defensa; una respuesta a una acusación injusta o tal vez a un reclamo que consideré abusivo.

Quién podría avergonzarme así. ¿Quién y durante cuánto tiempo? La vergüenza fue inmediata y era de larga data. El amor, si es que se trataba de amor el sentimiento (pero, qué otra cosa podría ser si no), era presente. Quererte, le dije; no "haberte querido". Quererte.

La vieja e inmediata vergüenza de quererte. Pronuncié esta parte de la frase en voz alta y, en el espacio que media entre el pecho, los brazos y el mentón sentí el vacío de un abrazo imposible y necesario.

Pero nadie puede enterarse de ese amor; la vergüenza está aquí también, en la recreación de la vigilia, y no alcanzo a comprender por qué.

Arriesgo que es el mismo amor lo que me avergüenza, a mí, que lo acuso siempre de tramposo incluso cuando estamos en los mejores términos. ¿Aceptar el amor me avergüenza, entonces (como también me avergüenza escribir la palabra amor y escribir historias de amor; abiertamente de amor)? Tal vez. Sin embargo el argumento no me convence para la historia. Lo tiro. Si no es el amor lo que me avergüenza, ¿es la persona que me lo inspira? No, imposible. Puede ser (y esto lo acepto inmediatamente, me tienta creer que por resabios del sueño mismo) que me avergüencen las circunstancias bajo las cuales surgió y se mantiene ese amor. Aunque... No, tampoco.

Mi mundo también es la vieja e inmediata vergüenza de quererte.

Un amor que me avergüenza, repito mientras camino. Un amor que me avergüenza, ¿cómo puedo, entonces, llamarlo amor? No, de ninguna manera. Los amores se gritan o se callan por renuncia o por temor. Se consumen, se pudren o se secan. Pero no se los manifiesta vergonzantes. Trágicos, dementes, insustanciales, falsos, caprichosos, pero nunca vergonzantes... Maldita sea, me duele la cabeza y el asunto es demasiado complicado. Creo que esta mañana hubiese sido mejor confiar otra vez en mi pésima memoria y seguir durmiendo. Olvidarme de la frase. Olvidarme del amor. Olvidar toda vergüenza. Seguir la vida tranquila hasta un día morirme. Pero antes pensar en escribir unas líneas cuyo título sería La desvergüenza de quererte; más fácil. O mejor: La pereza de quererte; y luego de haber escrito el título, ni una palabra más. No pensar, no sentir, no desear. Y que me despierten a las siete para ir a trabajar. Requiescat in pace...

Pero esto tampoco es cierto...

miércoles, julio 06, 2011

Sonidos para Ella *



"Sonidos como el de la nieve cuando está a punto de ser pisada por un oso que recién deja de invernar.

El de los abuelos cuando duermen en más de un país al mismo tiempo.

El de la salamandra un instante antes de convertirse en memoria vacilante.

El del sol en cada ojo y el de la luna arremangándose la tarde.

El que no tiene nombre pero tiene alma infinita.

El que deambula buscando una niña que dance.

El que junta brazos, hombros y dientes en un mismo frío.

El de la infancia cada vez más reluciente.

El que junta rocío en una botella destapada.

El del insomnio durante el arco-iris.

El sonido de lo que no quiere ser cazado.

El que golpea la puerta, no con los nudillos, sino con un verbo en infinitivo.

El que galopa sobre la arena y se detiene sólo porque así lo decide el caballo.

El que hace una cuchara revolviendo un té de rosas a la hora en que nadie mira por la ventana.

El que tiene un miedo parecido al de un niño que en vez de ir al bosque, ve venir el bosque hacia él.

El que pide la clemencia de una palabra suave, sin rodeos, frente a una iglesia de cristal que inventó la noche anterior.

El que disimula las fronteras y va de abismo en abismo enumerando las veces en que no ha querido ser engañado.

El que escucha decir. Y no responde: sigue su camino hecho de nueces y pájaros.

El sonido definitivo de la grieta".

*Carlos Skliar
*Fotografía tomada en Uruguay - La Paloma - 2010

sábado, julio 02, 2011

* Foto: Man Ray (Emmanuel Rudnitzky), Rayograph (Gelatin silver print), 1922.

“Temo este silencio, esta vida informe. Voy a la espera de un viento que abra suavemente estos pliegues de agua de una vez y me indique qué puedo hacer por ti; tú que a menudo has puesto nombre a lo innombrado para los otros, incluso para mí”


Adrienne Rich 1976

lunes, mayo 30, 2011

Me asomo...


Me asomo a este precipicio,
para medir la distancia,
para saber que persigo,
para ver lo que me falta,
para notar el vacío,
para llenarme de nada,
para ver al enemigo,
para mirar su mirada.

Me asomo para saber,
para tocar el peligro,
para ahuyentar la rutina,
para pasar el testigo,
para que el aburrimiento,
no venga a dormir conmigo,
para inventar la pasión,
para asomarme contigo,

Me asomo a cada mañana
para tener tu latido,
para sentir que estoy viva,
para perder el sentido,
y descifrar el misterio
de ti, de mí, cada día...
si me da miedo asomarme
me asomo mas todavía

Me asomo al borde del puedo,
para perder el control,
y después para tenerlo,
para no decir que no,
para visitar el templo,
de las Viejas ceremonias,
me quiero asomar al fondo,
y al quiero de nuestra historia.

Me asomo al otro sentido,
al tiempo que va al revés,
me asomo a lo que te asomás,
para ver lo que no ves,

Me asomo a la vida nueva
para conjurar el tiempo,
me asomo a ver tus preguntas,
y decir que si otra vez,


Me asomo a tu luz prendida
en el filo de los años.
Me asomo a los desengaños
y no tomo precauciones,
me asomo al aire que soplas
y a todas las excepciones,
me asomo al beso que besas
y a todas tus tentaciones
me asomo cada mañana...

jueves, abril 28, 2011

/miedo/

Miedo a qué. Miedo de qué. Miedo porqué. Miedo, dónde. Bajo la persecución, la disciplina, el mandato, la vanidad de lo normal. De frente a lo que es aún mayor que el propio cuerpo. Mirando una sombra que no es la propia. En la ciudad. En medio de la espalda de la noche. Como si no hubiera espacio a los lados y la tierra se abriese sin sostén. Obligación de permanecer quieto, inmóvil. Imposibilidad de recordar u olvidar. Detención jamás deseada. En el niño: miedo al reto, al rostro demasiado serio, al abuso, al abandono, a ser quitado del juego, a que se rían, a que se enojen; miedo al sueño, a la pesadilla de los mitos universales, al despertarse y no sentirse, a la burla seguida de golpe, al golpe seguido de burla, a la letra que con sangre sangra, a la llegada del cuerpo, a la partida del cuerpo; miedo a un próximo paso interrumpido por el desierto de los suelos, miedo a perderse en la ciudad y en el mar, miedo transmitido de miedo a miedo , temblor heredado, miedo mayúsculo a Krónos, a próceres cejijuntos, a guerras. Miedos deshechos por el hacer de la infancia. Risa en lugar de miedo. Juego en lugar de miedo. Compañía en lugar de miedo. Abertura infinita de párpados, asombro, brazos extendidos, caminar, caminar, salir a una calle con pájaros, desoír los adultos adustos agravios, hacer de cuenta que aquí no pasa nada, hablarse a sí mismo en un lenguaje personal e intraducible, dibujar, dibujar, patearlo todo, rabieta, iracundia, llanto hacia dentro y fuera, todo en vez del miedo. Los adultos tienen más miedos: crecen con miedo, mueren con miedo. Miedo a la exagerada luz, miedo a la tosca oscuridad. Miedo a la palidez creciente, miedo a la rebelión. Miedo a la ciudad, que esparce miedo por sus megáfonos de miedo. Miedo a la soledad en ciernes que aprieta el alma hasta desdibujarla. Miedo de ser y miedo de no ser. Miedo a la calle en intenso declive y miedo a la ascensión de la emoción. Los primeros lectores sentían miedo. ¿Tendrán miedo los últimos? El infausto dictador, cualquiera de ellos, tenía miedo del miedo de la lectura de otros. El libro fue ahogado en la hoguera. Todos sintieron miedo del fuego lector. Miedo porque hay dios y miedo porque los dioses nada nos dirán y miedo por que se ha muerto todo dios. El susto es impostor. La risa torpe es parte de su idioma. Toda lengua se debilita, se contorsiona, se seca. Dejar el miedo en reposo. El miedo no como respuesta, sino apenas como pregunta balbuceante. Dejarlo aparte, no ignorarlo, no transparentarlo, no desquiciarlo, pero aparte. Hacer que el miedo interrogue, que se traduzca. El miedo puesto en palabras, tiene miedo de sus palabras. El miedo ni es extranjero ni es familiar. Está en la frontera persistente entre un abismo y lo que es ambiguo. El miedo debería ser anterior: ser y ser anterior. Miedo al amor antes del amor. Miedo al destino antes del destino. Miedo al suicidio de la hojarasca antes del invierno. Pero también el miedo es un durante: durante el amor miedo a perder el amor. Durante el destino miedo al destino. Durante la hojarasca miedo al invierno. No puede haber miedo al enseñar y ser enseñado. Vivir es hablar del miedo a vivir. Durante el vivir.

viernes, diciembre 24, 2010


El amor es religioso. Sacralización de los momentos...
El teléfono desde donde te llamé. El café en que me dijiste que sí, bueno, que vos también de alguna manera era evidente que me querías.La esquina que nos tuvo a los gritos una hora.
El amor detiene, registra, hace un templo de los detalles, y es en la obsesión por banalidades donde lo reconozco.
Pero no se lo digo porque el sacerdocio es cosa de uno...
Lástima que nunca escuchaste el llamado.

sábado, julio 24, 2010



- Devolveme la vida que me quitaste.
- ¿?
- Hace cuatro años que perdí la vida. Hace cuatro años que vivo a tu sombra...

Continuará...

domingo, julio 18, 2010

Si supiera cómo...


Veo pasar el día por mi ventana. Gris, frío, interminable…

Juego de niños. Se espera un llamado. Se espera rondando el teléfono y subrayando la ansiedad con Roland Barthes. Tengo su libro forrado en papel manteca; lo llevo a la cama, lo leo en la cocina; lo traslado en mi bolso. “Espero una llegada, una reciprocidad, un signo prometido. Puede ser fútil o enormemente patético. Todo es solemne: no tengo sentido de las proporciones”

Leo veinte, veinte mil veces el capítulo de la espera. Leo y corrijo, agrego: “Cuando se espera no se puede hacer ninguna otra cosa. La espera inhabilita para leer, mirar por la ventana o escribir una carta. Los nervios se concentran en esperar o, a lo sumo, registrar el propio reloj respecto del de la cocina. La escena está atravesada por una decisión: en qué momento la espera se vuelve ostensiblemente inútil. Cuándo se debe dar la pulseada por perdida y resignarse a encarar el camino hacia su número o calle”

- No puedo pensar en mí cuando no estás.

- ¿Y ahora?

- Ahora nada... Ahora ya sé.


Pero me deja sola con mi espera…

Continuará....

sábado, junio 26, 2010

No es amor


- No hablemos de amor
- No
- Esto no es amor
- No
- No es amor
- No - trago-, no.

Continuará....

viernes, junio 18, 2010

Viceversa

Así, exactamente así, me siento hoy... como si lo hubiese escrito yo...
Tengo miedo de verte
necesidad de verte
esperanza de verte
... desazones de verte

tengo ganas de hallarte
preocupación de hallarte
certidumbre de hallarte
pobres dudas de hallarte

tengo urgencia de oírte
alegría de oírte
buena suerte de oírte y
temores de oírte

o sea resumiendo
estoy jodido y radiante
quizá más lo primero
que lo segundo
y también viceversa.
Mario Benedetti

domingo, abril 11, 2010

Clarice...


Al paso que amar, yo puedo hasta la hora de morir.
Amar no acaba.
Es como si el mundo estuviese a mi espera.
Y YO VOY AL ENCUENTRO DE LO QUE ME ESPERA

domingo, marzo 21, 2010

Soy sinceramente tuya...

Fotografía: María Carolina

“El resto es mar” – dijo con la mirada perdida, y me sonrió con ojos que me miraron para siempre.
No necesitábamos decir demasiado, era solo mirarnos. Suficiente.

Silencio. Susurros. Secretos.

Nuestra relación estaba condenada a eso, era algo irreparable. No insistíamos en modificarla. Aprendimos a disfrutarla así, complicada, callada, escondida… nos gustaba eso.
Se paró, y me tendió la mano para que camináramos por esa playa kilométrica. Hacía frío y me abroché la campera. Adoro el viento frío en la cara. “Cuando muera voy a extrañar eso”, dije, y se largó a reír… me dio un beso en la mejilla, de esos que sonrojan… y sentí una sensación de naufragio. Nunca supe donde poner tanto amor.

Silencio. Susurros. Secretos.

Caminamos largo, sin hablar. De la mano. La suya estaba increíblemente fría, acorde al clima… nuestras almas insistían en seguir y las gaviotas, cansadas de luchar contra el viento, nos abandonaban…
El amor que le tengo me desborda, me ahoga, me inunda, me desvasta. Yo solo quiero estar a su lado. No importa cómo, ni a que precio. A su lado. Eternamente, sigilosamente, silenciosamente.
No había una puerta, una grieta de un muro, un rostro humano, que a su lado no tuviese dentro de mí, una resonancia sobrenatural.

Silencio. Susurros. Secretos.

Saber que mi amor exagerado no es correspondido, se ha convertido en mi fantasma personal. Su alma me adora, y me ama… pero no a mi manera... Ahí estaba, pues, el infierno tan temido.
Suspiré, le dije cuánto amaba su compañía… que mi vida sin la suya no tenía demasiado sentido (decirle que definitivamente no tenía sentido me pareció demasiado)
“Te amo” dije sin vacilar. Me sonrió, y me dio otro beso en la mejilla, de esos que sonrojan. Nunca supe donde poner tanto amor…

Cada uno sabe el dolor y la delicia de ser lo que es. ¿No Caetano?

domingo, febrero 21, 2010


La vi al pasar, como esas extrañas escenas que parecen de otro lugar.

Se acercó a mí sin demora, sonriendo de forma exagerada. Feliz por reencontrarme.Yo, en cambio, invadida por nostalgias me mantuve inmóvil. Me dejé abrazar, como si en ese gesto pudiésemos recuperar tanto tiempo perdido.

Aquel largo abrazo lleno de lágrimas calladas, era algo que estaba ocurriendo para siempre en mi propia vida.

Me miró fijo, y me dijo "Seguís sonriendo con los ojos"-... -"Cierto"-
me limité a contestar. No es la primer persona que me recuerda tal particularidad. Mi abuela solía repetirme que mis ojos se reían a carcajadas sin que mi boca se enterara.

"Bueno, ¿Y? ¿Te vas a quedar ahí parada, o me vas a invitar a tomar un café con crema y canela?"- dijo aireada, arrancándome violentamente de mis recuerdos.

Fuimos al bar más cercano, llovía intensamente y estaba anocheciendo... Abrió las tres puertas que nos separaban del lugar elegido, de forma tan decidida y soberbia, que me recordó en un instante porqué habíamos sido, durante algún tiempo, tan buenas amigas.

Pidió sin demora, y aclaró al mozo "para la señorita el café tiene que ser en jarrita"-... Volví a sonreir con la mirada. Nadie me conocía tan bien como ella. Testigo inmemorial de mis miedos más intensos.

Charlamos largamente, sin reproches... No recuerdo el motivo de nuestra distancia. No debe haber sido una razón seria, sino la recordaría. La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda, para contarla.

Es cierto que en algún momento de nuestra amistad, quise generar en ella conciencia del amor. No entendía porqué se empecinaba en amar a alguien que la maltrataba. "Conciencia del amor"... fué lo primero que perdí cuando me enamoré. Me arrepiento de haberla juzgado, nadie puede juzgar a otro enamorado, nadie sabe lo que allí ocurre, ni siquiera un otro que también se encuentre amando.

"Lamento haberte perdido, y brindo por haberte recuperado"-dijo, y me trajo nuevamente a la mesa de café que estabamos compartiendo.

Se acercó una conocida a saludarla, y ella nos presentó brevemente. Volví a abstraerme. Las miraba charlar sin escuchar, observaba como las gotas de lluvia se escurrían por la ventana, el mozo apurado tomaba un pedido en el extremo del bar a una pareja que parecía pelear.
Retiré la mirada y vi mi café, aún sin tomar... mis manos quietas, reposadas... sin urgencias. Son pedazos de absoluto que uno arranca a la vida, que es tan relativa...

lunes, febrero 15, 2010

Tomas instantáneas de un día lluvioso...

Parece que el día se hubiera estacionado a las 6 de la tarde del día más lluvioso del año desde que amaneció. Es impresionante, ¿de dónde viene y a dónde se va tanta agua? No lo sé.


Lo que sí sé es que me faltan tus manos para completar este día. Recuerdo que una de las veces que mejor la pasamos estaba lloviendo… No hicimos mucho, solo caminar de la mano, platicar tonterías, reírnos… y después, bailar. Y no sé, pero a lo largo de estas horas pensé que si seguía lloviendo era porque esas nubes querían que nos viéramos, que si seguían derramando agua era porque nos estaban dando tiempo para ir y buscarnos las manos.


Mira, pasan los minutos y no para de llover… ¿Te imaginas que no dejara de llover hasta que no nos viéramos otra vez? Eso sí, algo de mágico tiene esta lluvia, porque es lo único que me ha puesto de buenas después de estos días de no estar contigo.



El solo pararme frente a la ventana, con el vidrio empañado, me llena de una paz que pocas cosas me causan. No te tengo, es verdad, pero, como te dije hace poco, el simple hecho de saber que existes, el solo saber que estás en algún punto, y que no solo me lees, sino que ahora también me escribes con una dedicación que nadie me había procurado, hace que no me deprima, al menos no tanto…




¿Te imaginas un mundo sin letras? Un mundo sin palabras con las cuales crear nuevas cosas, nuevas expresiones… ¿Te imaginas un mundo sin los poemas que te he escrito?



¿Te imaginas un mundo sin lluvia? ¿Te imaginas no poder salir, voltear al cielo y sacar la lengua para sentir esas frescas gotitas de agua en tu boca? Y es que la lluvia también es un lenguaje. La lluvia me habla de cosas nuevas, de renovación, de un respiro…
La lluvia me escribe en la tierra con charquitos que mi alma va a estar bien…





Texto: Gracias a mi amiga Tay Almada, que generosamente me ha permitido ilustrar las fotografías con fragmentos de su texto "Carta abierta en un día de lluvia".
Fotografías: María Carolina.


sábado, febrero 13, 2010

Llueve



Llueve
sobre la arena, sobre el techo
el tema
de la lluvia:
las largas eles de la lluvia lenta
caen sobre las páginas
de mi amor sempiterno,
la sal de cada día:
regresa lluvia a tu nido anterior,
vuelve con tus agujas al pasado:
hoy quiero el espacio blanco,
el tiempo de papel para una rama
de rosal verde y de rosas doradas:
algo de la infinita primavera
que hoy esperaba, con el cielo abierto
y el papel esperaba,
cuando volvió la lluvia
a tocar tristemente
la ventana,
luego a bailar con furia desmedida
sobre mi corazón y sobre el techo,
reclamando
su sitio,
pidiéndome una copa
para llenarla una vez más de agujas,
de tiempo transparente,
de lágrimas.

Pablo Neruda
* Fotografía: la ventana de mi habitación.

miércoles, febrero 03, 2010

Te lo ruego...


No conforme con tus ojos, te propongo menos cielo y más abrazo... Hace tiempo que te sueño y ya no sé cómo explicárselo a estas manos...

jueves, enero 21, 2010

O mar...

Mar del Plata - Enero 2010

Las rocas encuentran alas en la espuma.
Ninguna despedida compensa
la fidelidad de la casa.

lunes, noviembre 30, 2009

Fly me to the moon





Té...
Recuerdo cuando te escribía en hojas de té
Metía mis palabras en esas bolsitas
con olor a menta
a canela
a calomilla

Con la esperanza de que te bebieras mis letras
de que acompañaras tus tardes
con una taza de mis versos
endulzados al gusto

Leyendo poemas con sabor de azares
leyendo mis cartas con sabor a tilo
a jazmín
a anís
a manzana

Recuerdo cuando te escribía en hojas de té
Y así hacía infusiones con tus viejos besos
y mis lágrimas...

By Tay Almada

miércoles, noviembre 25, 2009

Es allí adonde voy...




Más allá de la oreja existe un sonido, en el extremo de la mirada un aspecto, en las puntas de los dedos un objeto: es allí adonde voy.

En la punta del lápiz el trazo.

Donde expira un pensamiento hay una idea, en el último suspiro de la alegría otra alegría, en la punta de la espada la magia: es allí adonde voy.

En la punta del pie el salto.

Parece la historia de alguien que fue y no volvió: es allí adonde voy.

¿O no voy? Voy, sí. Y vuelvo para ver cómo están las cosas. Si continúan mágicas. ¿Realidad? Yo os espero. Es allí adonde voy.

En la punta de la palabra está la palabra. Quiero usar la palabra "tertulia", y no sé ni dónde ni cuándo. Al borde de la tertulia está la famila. Al borde de la familia estoy yo. A la orilla de mí estoy yo. Es hacia mí adonde voy. Y de mí salgo para ver. ¿Ver qué? Ver lo que existe. Después de muerta es hacia la realidad adonde voy. Mientras tanto, lo que hay es el sueño. Sueño fatídico. Pero después, después todo es real. Y el alma libre busca un rincón para acomodarse. Soy un yo que anuncia. No sé sobre qué estoy hablando. Estoy hablando de nada. Yo soy nada. Después de muerta me agrandaré y me esparciré, y alguien dirá con amor mi nombre.

Es hacia mi pobre nombre adonde voy.

Y de allá vuelvo para llamar al nombre del ser amado y de los hijos. Ellos me responderán. Al fin tendré una respuesta. ¿Qué respuesta? La del amor. Amor: yo os amo tanto. Yo amo el amor. El amor es rojo. Los celos son verdes. Mis ojos son verdes. Pero son verdes tan oscuros que en las fotografías salen negros. Mi secreto es tener los ojos verdes y que nadie lo sepa.

En el extremo de mí estoy yo. Yo, implorante, yo, la que necesita, la que pide, la que llora, la que se lamenta. Pero la que canta.La que dice palabras. ¿Palabras al viento? Qué importa, los vientos las traen de nuevo y yo las poseo.

Yo a la orilla del viento. La colina de los vientos aullantes me llama. Voy, bruja que soy. Y me transmuto.

Oh, perro ¿dónde está tu alma? ¿Está cerca de tu cuerpo? Yo estoy cerca de mi cuerpo. Y muero lentamente.

¿Qué estoy diciendo? Estoy diciendo amor. Y cerca del amor estamos nosotros.

Clarice Lispector
Escritora Brasileña
Ucrania 10/12/1920 - Rio de Janeiro 9/12/1977

lunes, noviembre 09, 2009

Sueños frecuentes


Tengo el corazón cansado, lleno de suspiros, historias, y almas... almas antiguas, que me precedieron y que me trascienden.
Vivo sus vidas... a veces no logro diferenciarme de ellas. No logro distinguir lo real de lo imaginario....
Por las noches vivo en un mundo cálido, de brisa húmeda y ritmos cariocas... Los tambores me apabullan, entro en trance más seguido de lo que anhelo...
Pero despierto en un mundo algo gris y rutinario, apresurado y sin mar... ¡Sin mar!... la idea del mar me atormenta....
Por las noches me despierto con la garganta llena de sabor a sal, como si me ahogara con la bruma, y descubro con terror que en esta otra vida, el mar es un amigo lejano... y es allí cuando intento dormir nuevamente, deseando recuperar el sueño en el mismo sitio donde lo había abandonado.
Mi mundo nocturno se siente en la piel, tiene ritmo a Bossa, gusto a camarón asado, olor a sal, luce igual que Rio de Janeiro a las siete de la tarde desde el Morro da Urca... y no estoy sola. Traigo conmigo a tres mujeres, porque les debo algo que ha contado en ésta, mi otra vida.
A una, parte de mi existir y a las otras, en parte, el no haberme contentado con existir...

lunes, noviembre 02, 2009

Bienaventurada


Yo la miraba leer queriendo que le llevara la noche entera, le escrutaba la boca acechando gestos, la ida y vuelta de los ojos, noté que a veces releía un verso, quizá dos, vigilé los párpados por si se ajustaban para comprender mejor, una arruga repentina separando en mitades el entrecejo, la cabeza concentrada. Sin un sólo miedo en la vida: tenía mi alma en carne viva frente a ella, pero eso no importaba, en este mundo áspero las almas se reponen, la poesía no...

miércoles, julio 15, 2009

Lembranças



Lembranças, si... recuerdos. Mi abuela me hizo escuchar esta canción cuando apenas podía entender el portugués. Ella traducía su significado y yo quedaba maravillada con la posibilidad de un amor imposible, entre un grano de arena y una estrella, hecho por fin realidad.
En estos días en que tanto te recuerdo, te hago presente y viva a través de la música que me hiciste amar.
Dejo el texto en portugués y en español, y agrego la canción de las Pastorinhas.

Hacia el final, Maria Bethania dice que: "La música es algo así como un perfume. Es inmediato, es sensorial. La música es perfume. No hay nada mejor que logre que en una fracción de segundo visualices, sientas, vivas, recuerdes o reflexiones sobre algo, como una canción, un olor, un perfume..."


ESTRELLA DE MAR
Un diminuto grano de arena, que era un eterno soñador,
mirando al cielo vió una estrella e imaginó cosas de amor.
Pasaron años, muchos años. Ella en el cielo, él en el mar...
Dicen que el pobrecito, nunca pudo con ella encontrarse.
Si hubo, o si no hubo algo entre entre ellos dos,
nadie ha podido afirmarlo hasta ahora.
Lo que hay de verdad, es que después, mucho después...
APARECIÓ LA ESTRELLA DE MAR

(Fragmento de Las Pastorinhas))
La estrella del alba, despunta en el cielo,
y la luna anda aturdida, con tamaño esplendor.
Las pastorcillas, para consuelo de la luna...
van cantando por la calle, lindos versos de amor.
Linda pastora, morena del color de Magdalena.
No te compadeces de mi, que vivo aturdido por tu mirada.   
Linda niña, no sales de mis recuerdos... 
Mi corazón no se cansa... DE AMARTE SIEMPRE!

(Regresa a Estrela do Mar)
Si hubo, o si no hubo algo entre entre ellos dos,
nadie ha podido afirmarlo hasta ahora.
Lo que hay de verdad, es que después, mucho después...
APARECIÓ LA ESTRELLA DE MAR


En Portugués:

Estrela Do Mar:

Um pequenino grão de areia / Era um eterno sonhador
Olhando o céu viu uma estrela / Imaginou coisas de amor
Passaram anos muitos anos / Ela no céu ele no mar
Dizem que nunca o pobrezinho / Pôde com ela se encontrar
Se houve ou se não houve / Alguma coisa entre eles dois
Ninguém pode até hoje afirmar / O certo é que depois
Muito depois / Apareceu a estrela do mar


As Pastorinhas:

A estrela d'alva / No céu desponta
E a lua anda tonta / Com tamanho esplendor
E as pastorinhas / Pra consolo da lua
Vão cantando na rua / Lindos versos de amor

Linda pastora / Morena da cor de Madalena
Tu não tens pena / De mim que vivo tonto com o teu olhar
Linda criança / Tu não me sais da lembrança
Meu coração não se cansa / De sempre e sempre te amar






sábado, febrero 07, 2009

MAR NEGRO


Soy la única mujer a bordo de mi barco.

Los otros son monstruos que no hablan,

Tigres y osos que amarré a los remos,

Y mi desprecio reina sobre el mar.


Adoro oscilar en el viento como los mástiles,

Y amo abrirme en la brisa con las velas.

Hay momentos que son casi olvido,

De una locura inmensa de regreso.


Mi patria es donde el viento pasa,

Mi amado es donde la marea sube,

Mi deseo es el rastro que se queda en la arena,

Y nunca recuerdo este sueño, y nunca duermo.
Gracias Sophia

viernes, noviembre 21, 2008

Semiología del ahre Flogger…

Este un apartado en mi ecléctico blog, para tratar de entender y reflexionar acerca del fenómeno Flog... gracias a las queridas fuentes que colaboran en la construcción de un mundo SIN CUMBIO!!

"La palabra “AHRE” pasó a ser la frase identificatoria del fenómeno Flogger. En sí misma no expresa y expresa muchas cosas. Puede ser utilizada al final de una frase para cerrarla o con una función totalmente nula. "

A continuación adjuntamos la carta de una joven flogger a su nuevo novio:

Buenos Aires, ahre 21 de marzo
Carta para mi amor ahre

Te amo:$ ahre

dshajkhdsa gonzalo baronee:$ ahre
ahora si qe les tengo qe decir a estas chiqitas del flog qe no se ilucionen no:$?? ahre dkjsadkjsad pelotudito:$ em el jueves me qedo i nos sacamos muuchas fotos i puedo decir mira este es el de por ahiii qe le postie el otro dia AHRE dshakdhs te amo tonto:$
i no me peleees ahre dsajdsa aller fue una cosa de decir o no te miro. o listoooo. i bno gano el listoooo AHRE jiji i nos vieron todos:$ i sabes qe ? cagoon por primera vez no me importo qe sepan . para nada :$ ahre i eso preguntale a la negri. eso. es raro ahre:$ siempre trato de ocultar todo ahre:$
aii putiito (L la pase re bn aller. mejor dsp de qe fede nos vio i BUENO, FUE ahre:$ i ahora tenes novia haci qe cuidado :$(L) ahre CUIDADO CHICAS no? ahre:$
i mañanaa. jaja ami se me viene la tormenta(?) ahre mi hno llega los amigos le cuentan tdo i va a venir a preguntar:$ ahre jjaja
aii pero dhsajdhasgfhjasd no me importa
gonzalo barone (L) te amo :$?
i bno te debia un posteo :$ i este no es el mas lindp qe puedo hacer con la paja i el noniqe tengo :$ dhsjadsa ii aller qeria ir a tu casa ahre jaj MARU CARTERA! (L) jajno ai qe ser malo i reconocer los amigos qe tenemos eee :$ jiji ii es 30 no 29 E ¬ ahre djsakhdsa bno me voi porqe empiesa a sonar como qe noai qe escribir i no es haci haiii mil cosas ahre dhjsadhsa pero te lo simplifico en unas pocas dale?
te amo novio ahre 30/3 (L) :$ jiji]

En la carta podemos observar 28 ahre” mayormente al finalizar las frases. Descomponiendo el “ahre” vemos como el “ah” tiene una función positiva, por haber entendido algo; en cuanto al “re” hablamos de una sílaba superlativa. ¿Podríamos considerar a la significación como un “ah” más grande de lo usual? Tal vez en algunas ocasiones, pero mayormente el uso coincide con una polisemia de sentido.

Luego de leer un poco más vemos que el “ahre” absorbe sentido de acuerdo al sintagma en que se encuentra inmerso. Otra característica llamativa de la funcionalida de este término se trata de que muchas veces sugiere ingenuidad y pudor, por eso se lo pone al lado del dibujo de una carita ruborizada.

La suplantación de la “y” por la “i” es un tema que analizaremos en futuros informes y se ha destacado oportunamente en naranja. En cuanto a los signos “:$”, corresponden a la “carita ruborizada” del messenger.

Desde otro punto de vista podemos hablar de la “función ahre” como una abreviación explícita o implícita.

Hablamos de “ahre explícito” cuando la frase que sigue es deducible fácilmente. Podemos ver el siguiente caso de aplicación:

Sintaxis
frase precedente + carita ruborizada + función ahre

Ejemplo:
tenés novia así que cuidado :$ ahre

Decodificación:
tenés novia así que cuidado :$ ahre que me hacia la mala

En el ejemplo anterior una chica le escribía a su novio advirtiendo sobre su rol de novia. El ahre al ser explícito, reduce la frase siguiente en sí mismo, pues concentrará un significado evidente ya desde la frase precedente.

El caso de la “función ahre implícita” cuenta con gran variedad de variaciones pero mayormente es caracterizada por dejar abierta la interpretación al lector (muchas veces significados linguísticos dominados dentro del grupo). En los casos en que receptor y transmisor se conocen, el grado de deducción de la significación de la “función ahre implícita” será mayor.

Muy a menudo suele aducirse que la “función ahre” es residual como en el caso de las firmas de los fotologs, pues encontraremos tipos de frases genéricas que terminan en ahre y no tienen sentido a simple vista.


PD1: no se confunda, ahre no tiene nada que ver con los Are krishna, éstos últimos son re sanitos.






(pido disculpas a mis seguidores sentimentales, hoy necesitaba hacer catarsis)


sábado, noviembre 08, 2008

Terror de amarte


TERROR DE AMARTE EN UN SITIO TAN FRÁGIL COMO EL MUNDO.
MALO ES AMARTE EN ESTE LUGAR DE IMPERFECCIÓN...
DONDE TODO NOS QUIEBRA Y ENMUDECE...
DONDE TODO NOS MIENTE Y NOS SEPARA...

viernes, agosto 29, 2008

ASI ES...


Que hay días oscuros...
Que los atardeceres son momentos delicados...
Que los fantasmas están...
Que por fin las mañanas...

viernes, agosto 15, 2008


Y yo no sé porqué extraña razón sigo llevando tanta tristeza en los bolsillos... una tristeza hecha de agua y sal . Una tristeza honda y huérfana, que no siento ni mía, ni prestada.

Una tristeza que cuando menos quiero, me trepa el labio y me lo hiere, y me moja la sonrisa y las palabras.

La tristeza me ama y me persigue. La tristeza pobre y despechada que se resiste a creer que no la amé.

La tristeza que asumo y que soporto.

La tristeza que no sé porqué extraña razón sigo llevando en los bolsillos...

sábado, julio 05, 2008

Sinceramente...


Si ya sé, yo tengo algunos problemitas. No es que sea una intolerante (Dios no lo permita), pero odio a todos los taxistas, sin excepción. Me parecen unos mafiosos, prepotentes, sabios medio pelo, con capacidad de hablarte de cualquier tema de la escena nacional o internacional, ciencia, biología, psicolingüística, política exterior, pediatría, homeopatía. Son politólogos, licenciados en diversas disciplinas y docentes. Odio que chisten todo el tiempo, a manera de queja por cuánta cosa acontece en el tránsito, que resoplen, que suspiren, y que tengan el radio llamado al máximo volumen mientras escuchan a Chiche Gelblung y mandan mensajitos de texto.


Tengo problemas con la gente que “me mastica” la tostada al lado del oído ni bien me levanto, y lo hace con un placeeeeeer, y mientras tragan, te comentan los titulares de TN porque como sufren de insomnio crónico, ya hace 5 hs. que están despiertos.


Odio que me llamen insistentemente al celular, si por casualidad me estaba bañando me dejan 20 llamadas perdidas, y yo de bronca no los atiendo por el resto de la semana. ¿Pero que les pasa? ¿Se pensarán que no me quedan registradas?


Me molesta que vivan pidiéndome perdón, disculpas y permiso todo el santo tiempo. ¡¡Bastaaaaaaa de tanto respeto!!


Tengo serios inconvenientes para devolver las películas a tiempo, pueden pasar semanas o meses. Cuando me llaman reclamándola niego rotundamente que yo haya alquilado esa película tan bizarra. Hasta que me invitan amablemente a concurrir al local para mirar la filmación del día en que se alquiló la película para ver si reconozco a alguien. Es en ese momento cuando aparece algún tío, o un padre separado que se junto con una tipa que tiene 6 hijos y la mayor es una hippie irresponsable que segurooooooo alquiló “El Ataque de los Tomates asesinos”.


Odio que mi papá sea tan ordenado, que esté siempre atrás mío con mis cosas, que me siga por la casa con mi carpeta. Darme vuelta y verlo con alguna pertenencia mía , me sacaaa de quicio.


Tengo problemas serios con los testigos de Jehová, con la gente que toca el timbre en mi casa, con mi vecina llena de hijos que corretean por la vereda ondulada a las 2 de la tarde con el triciclo, con el desperdicio del agua, con que me ofrezcan promociones en el supermercado, con la ley, con los municipales, con la gente que grita y gesticula para llamar la atención, con los que me invitan a ver sus fotos y videos de vacaciones, quince de la nena, luna de miel, etc.


Me molesta también que la comida sea escasa y que la moza traiga un solo platito de maní si somos 10 en la mesa, o sea, ¿no es lógica pura?


Tengo problemas con mi pasado, vivo rodeada de espíritus y fantasmas de otras vidas, me hablan, me sugieren cosas, no los dejo ir, no me gusta cerrar etapas. Sufro de nostalgias, algunas cosas no necesitan ni cambiar ni transcurrir!!

domingo, junio 15, 2008



Voy a continuar...

es exactamente de mi naturaleza no sentirme ridícula

Yo me arriesgo siempre,

entro en todos los escenarios...

POEMA LXIV



De amar mucho tienes
la palabra que persuade
la mirada que vende
y que turba...

De amar mucho dejas amor
en torno tuyo, y el que pasa
cerca y se huele el perfume
en el pecho, viene a creer
que tiene la rosa dentro...

viernes, abril 25, 2008

Monólogo de Orfeu


Escuché el "Monólogo de Orfeu" por primera vez cuando tenia diez años. Lo escuché en portugués, y allí comprendí que el lenguaje es, tan solo, "el vehículo de lujo del sentir", porque mi corazón no entiende de palabras.

Hoy, unos cuántos años después, desmenuzo cada letra, y cierro los ojos... me dejo invadir por sensaciones que llenan todos los espacios... sin censura, ni miedo.

Esta maravilla fué escrita por Vinicius de Moraes... a continuación el texto en español y la versión recitada en portugués por Maria Bethania (una joya).


Monólogo de Orfeo

"Mujer mas adorada! Ahora que no estás, deja que rompa mi pecho en sollozos!

Te metiste en mi vida; y cada hora que pasa es más porque amarte,

la hora derrama su óleo de amor, en mí, amada… y sabes una cosa?

Cada vez que el sufrimiento viene, esa nostalgia de estar cerca, si lejos, o estar mas cerca, si cerca, que es que yo se!

Esa agonía de ser flaco el pecho extravasada, la miel corriendo:

Esa incapacidad de sentirme más yo, Orfeo; todo eso que es bien capaz de confundir el espíritu de un hombre

Nada de eso tiene importancia cuando tu llegas con esa charla antigua, ese contentamiento, esa armonía, ese cuerpo!

Y me hablas esas cosas que me dan fuerza, ese coraje, ese orgullo de rey.

Ah mi Euridice, mi verso, mi silencio, mi música! Nunca huyas de mi!

Sin ti no soy nada, soy cosa sin razón, jugada, soy piedra arrollada.

Orfeo menos Euridice… cosa incomprensible!

La existencia sin ti es como mirar para un reloj solo con el puntero de los minutos,

tú eres la hora, eres lo que da sentido y dirección al tiempo mi amiga más querida.

La belleza de la vida eres tú, amada, Millones amada!

Ah! Criatura! Quién podría pensar que Orfeo: Orfeo cuyo violín es la vida de la ciudad y cuya habla, como el viento a la flor, despierta a las mujeres,

que él, Orfeo quedase así rendido a tus encantos!

Mulata... piel oscura... diente blanco...

va tu camino que yo te voy siguiendo en el pensamiento

y aquí me dejó contiguo cuando volvieses, por la luna llena para los brazos sin fin de tu amigo!

Va tu vida pájaro contento, va tu vida que yo estaré contigo!"



sábado, abril 12, 2008

Y vuelvo a tenerte...


Es inevitable la reflexión en dias frios. Adoro el Otoño, cambian los protagonistas, se realzan los sabores, te invaden los aromas,se agolpa la sangre en el corazón y surgen mil interrogantes...Cuando hace frio, las palabras sobran, todo son imágenes mentales, apariencias, sensaciones.

¿Mi compañero inseparable? El Café, lo tomo de mil formas, con crema y canela, con unas gotas de cogñac, con Tia Maria, con chocolate... nada más placentero que dejar naufragar los pensamientos junto a ese delicioso brebaje...

Y es ahi cuando volvés a visitarme... ¿No te cansas de hacerlo no? Tu presencia no me agota, siempre algo se renueva, y vuelvo a verte como si fuera la primera vez. Te recorro y nada me resulta repetitivo. El silencio se rompe. Me gusta esa sensación, y no la censuro...¿que dirian los que me conocen? se horrorizarian. Sin embargo convivimos tan bien... sin reproches, sin preguntas, a solas, siempre a solas. Nadie lo sabe. Solo nuestras sonrisas que cómplices se escapan sin nuestro permiso. Me cuesta respirar cuando te veo, y sé que te pasa lo mismo. Es también una manera de amar... Te llevo conmigo, bien adentro... somos un amor oscuro...

viernes, marzo 21, 2008

Me tomo una semanita para descansar...
Que en estas Pascuas, la vida que renace... nos despabile el alma...
Felicidades a todos!!

viernes, febrero 22, 2008

SUPERSTICIÓN

Del latín: superstitio, super-stare: "estar sobre"; es un termino usado para referirse a un conjunto de creencias que el individuo cree que pueden alterar el destino o la suerte de una persona.

Para ser fiel a la crónica de mi viaje, se supone que debo registrar, mas o menos fielmente, casi todo lo acontecido.

Por eso comienzo contando que antes de irme escribí unas líneas para publicar en el blog, pero el pánico a los aviones y el miedo a estrellarme en lo alto me lo impidió.

Miedo a no volver, miedo a anuciar una "supuesta muerte".

Me volví supersticiosa... y decidí evitar una desgracia... era muy joven para morir.


"La vida que nos sorprende en sus mil vueltas, me sorprende en lo inesperado del camino, en aquello que anhelo pero que sencillamente creo imposible.

Hoy sacudo los pliegues que juntan tierra, y me lanzo a lo desconocido .Confío en que ahí, en aquello que desconozco, voy a encontrarte. Hoy empieza mi ruta, mi plano,velocidad crucero que le llaman... esta vez no pongo el piloto automático. Me voy a Brasil, a la tierra que tanto me ha estado esperando..."
GRACIAS PAULITA POR TU COMPRENSIÓN... PERDÓN POR NO QUERER CANTAR DURANTE EL DESPEGUE... TE QUIERO!!

jueves, noviembre 08, 2007


Esta no es una entrada más... hace mucho que no escribo, estoy rodeada de pequeñas ideas que me acompañan, pero no logran integrarse... hasta la musa más zaparrastrosa me ha abandonado.
Viví meses maravillosos, de mucha plenitud, sin embargo nada de eso me sirvió para sentarme a escribir... mi vida siempre ha sido así, llena de señales que vienen a buscarme...
Vuelvo pronto...

miércoles, septiembre 26, 2007

FELIZ CUMPLE GAL!!



Los que me conocen saben que no solo adoro la bossa, sino en especial el canto de Gal Costa. Hoy es su cumpleaños y quería dejar el video homenaje que en su sitio está publicado, pero no se reproduce correctamente.
En su lugar dejo un clip, extractado de su recital "Gal canta Jobim"

Con ustedes... Gal Costa interpretando WAVE....

DE ESO ESTOY SEGURA....

ESTA VEZ, LA IMÁGEN HABLA POR MI, PERO EN ESTOS DÍAS PROMETO HABLAR AL RESPECTO... Y NO PRECISAMENTE CON IMÁGENES...

viernes, septiembre 14, 2007

AZUL...


Mar sonoro, mar sin fondo, mar sin fin

Tu belleza aumenta cuando estamos solos

Y tan en el fondo, intimamente, tu voz

Sigue el más secreto bailar de mi sueño...

Si hasta hay momentos en que yo supongo

Que eres un milagro creado sólo para mi.

Sin embargo a través de tu corazón pasó un barco,

Que no para de seguir sin tí su camino...

En la espuma...en la sal...en la ola regresada...

Se encuentra la playa inicial de mi vida...

Porque la mitad de mi alma está hecha de tu marea.

Tu destino debería tener pasado en este puerto

Donde todo se torna impensado y libre...

Donde todo es divino como conviene a lo real...

Cuando muera volveré para buscar los instantes que no viví junto al mar...


miércoles, septiembre 05, 2007

HAY CIERTOS DÍAS...


En estos días no hay demasiadas palabras. Sólo emociones, sensaciones, algunos sentimientos.
Veía esta foto de la Favela Brasileña "Dona Marta"... brilla en la noche de Río como si hubiera allí algún tesoro desconocido.
Y también... con tantas vidas y, ciertamente, tantos sueños... imposible no brillar....
Son como pedazos de absoluto que uno arranca a lo cotidiano... por eso lo insignificante brilla de manera obstinada.... porque revaloriza la vida y le otorga sentido...

Maria Bethania fué la que en estos días acompañó esta revolución interna... ella me susurró al oído una y otra vez esta maravillosa canción escrita por Chico Buarque.
En estos momentos debería estar sonando... ojalá refresque tu cotidiano.

En Portugués:

GENTE HUMILDE (Garoto - Vinícius de Moraes - Chico Buarque, 1969)

Tem certos dias
Em que eu penso em minha gente
E sinto assim
Todo o meu peito se apertar
Porque parece
Que acontece de repente
Feito um desejo de eu viver
Sem me notar
Igual a como
Quando eu passo no subúrbio
Eu muito bem
Vindo de trem de algum lugar
E aí me dá
Como uma inveja dessa gente
Que vai em frente
Sem nem ter com quem contar
São casas simples
Com cadeiras na calçada
E na fachada
Escrito em cima que é um lar
Pela varanda
Flores tristes e baldias
Como a alegria
Que não tem onde encostar
E aí me dá uma tristeza
No meu peito
Feito um despeito
De eu não ter como lutar
E eu que não creio
Peço a Deus por minha gente
É gente humilde
Que vontade de chorar!!


En Español:

GENTE HUMILDE

Hay ciertos días
en que pienso en mi gente
y siento así:
todo mi pecho se aprieta
porque parece que acontece de repente
un deseo de vivir sin notarme.
Igual que cuando paso por el suburbio
Yo muy bien viendo el tren de algún lugar
y ahí me da como una envidia de esa gente
que va al frente sin siquiera tener con quien contar
Son casas simples con sillas en las veredas
y en la fachada escrito arriba que "es un hogar"
Por la baranda flores tristes y baldías
como la alegría que no tiene donde apoyarse
Y ahí me da una tristeza en mi pecho
hecho un despecho de no tener como luchar
Y yo que no creo... pido a Dios por mi gente
es gente humilde... que ganas de llorar!!

jueves, agosto 16, 2007

BERRETA, EL PUEBLO QUE NUNCA FUE...


Hace unas semanas atrás descubro en el diario matutino en la sección “Crónicas Regionales” la existencia de un pueblo casi olvidado habitado por apenas 22 habitantes ubicado a 70 km. De la ciudad de Rosario.

Me enamoré… ese lugar me hechizó, me sentí irremediablemente atraída por ese sitio en donde el tiempo se había detenido… como si en otra vida hubiera sido parte de eso.
Tal vez me identificaba tan sólo con el destino de ese pueblo, de alguna manera yo “no fui”…. muy a pesar del sueño obstinado de alguien…
Fui hasta ese lugar, acompañada por amigas fieles que siempre se unen a mis delirios.
El lugar era desolación, silencio… flotaban en el aire sueños inconclusos

Presencias intangibles caminaban alborotadas preguntando por Berreta… no lo hallaban, no lo reconocían. Se los oía claramente murmurar, discutir, algunos enojados, otros infinitamente tristes, otros desorientados… No comprendían que los sueños se habían marchado buscando destinos mas benévolos.
Siguen buscando…. Pero no encuentran… no hay rincón que se asemeje a lo soñado… si hasta los necios se alzaron con lo único que le aportaba identidad a ese pueblo. Ellos no lo entienden… por eso siguen vagando, tienen la ilusión de encontrar algo… algo que les recuerde lo que alguna vez fue o aspiró a ser…
Berreta, ese es su nombre… me pregunté una y mil veces en estos días que me atrajo de ese lugar…

¿Lo que nunca fue? ¿Su desolación? ¿Qué siga pendiente de una vida anterior? ¿Qué cada lugar recuerde con nostalgia aquello que fue? ¿O que su memoria le cuente que alguna vez fue alguien y ya no lo es?

Tal vez todo eso junto, porque es parte de lo que soy. Parte de lo que no puedo cambiar, parte de lo que me estanca y me devuelve siempre al mismo lugar.
Escribo y me entristece pensar eso, pensar en que no fui… y no por falta de sueños, al igual que en Berreta los sueños sobraron… pero algo pasó… algo se quedó en el mismo sitio… inherte… estático.
Un joven a caballo sonríe y se muestra servicial (se parece a mí en sus actitudes). Accede al pedido de tomarle una fotografía y posa orgulloso… pero a mi no me engaña… nos conocemos de vidas anteriores, y su mirada delata el brillo apagado de ser, LO QUE NO FUE.